Noticiero 9

Quiénes son las cinco mujeres argentinas que fueron liberadas por Hamas

Se trata de las mellizas Yuli y Emma Cunio, las hermanas Mika y Yuval Engelbert y su mamá Karina. Recuperaron la libertad en el último día del primer acuerdo de tregua entre Israel y el grupo terrorista.

Karina Engelbert y sus hijas Mika y Yuval, y Yuli y Emma Cunio fueron los primeros ciudadanos argentinos en ser liberados: aún quedan otros once que esperan que la tregua que había entrado en vigor el viernes 24 de noviembre se extienda una vez vencido su plazo inicial de cuatro días.

 Yuli y Emma Cunio son mellizas y tienen tres años. Mika y Yuval Engel son hermanas y tienen 18 y 11 años, respectivamente.

Habían sido secuestradas ese fatídico sábado 7 de octubre, el día de la ofensiva en la que 230 personas fueron seleccionadas al azar para quedar como rehenes en la Franja de Gaza. Son hijas de David Cunio, de 33 años, argentino, y de Sharon Alony, de 34. La familia vivía en Nir Oz, un kibutz ubicado en el sur de Israel que fue foco de la principal avanzada de las milicias palestinas. Ese mediodía de sábado no estaban solos en la casa: habían recibido la visita de Danielle Alony, hermana de la mamá de las mellizas, y su hija de cinco años Emilia. Los seis fueron capturados por Hamas el día que comenzó el calvario.

Mika tiene 18 años y Yuval, 11. Son las hijas de Karina Engelbert, de 51 años, y de Ronen Engel, de 54. Los cuatro vivían en el mismo kibutz de la familia Cunio: Nir Oz, a tan solo dos kilómetros de la frontera con Gaza con apenas 350 habitantes. La comuna reportó uno de los más salvajes invasiones de los grupos terroristas: además de los secuestros, se registraron muertos y casas incendiadas. “La casa de mi hermana está en la primera línea, no sabemos nada de ella ni de casi ninguno de sus vecinos, y aunque tenían cuarto de seguridad en su casa, no sabemos si llegaron a meterse porque se cortó el teléfono justo después de que gritaran que habían entrado”, relató Romina, hermana de Karina.

Karina nació en Córdoba y junto a sus tres hermanos menores, Paola, de 47 años, Diego, de 45, y Romina, de 42, se mudaron a Israel en 1989 y viven en el sur del país pero más alejados de la zona caliente del conflicto bélico. Es mamá de Tom, de 21 años, que no cayó en manos del Hamas porque al momento de la invasión, cumplía tareas como reservista en las bases militares del Ejército de Israel. Es, además, contadora de profesión y paciente oncológica, y su esposo Ronen, diabético. “Mis dos sobrinas ya tenían síndrome postraumático previo a todo esto; necesitan sus medicamentos, y no dejamos de pensar dónde y cómo estarán”, había expresado con desesperación Romina, la tía de las recientes adolescentes liberadas, junto a su mamá Karina. Ronen, en tanto, deberá esperar, su turno.

Fuente: Infobae

Notas relacionadas

Francia rechaza el acuerdo entre la UE y el Mercosur, pero propone una “negociación fragmentada”

redactor

El canciller británico inicia una visita a las Islas Malvinas

redactor

México: Cinco argentinos murieron en un accidente de tránsito y otros dos están heridos

redactor