Noticiero 9

Paraguayos, uruguayos y brasileños arrasan con las compras fronterizas

La demanda de productos por parte de paraguayos, uruguayos y bolivianos en la frontera tuvo un fuerte impacto, impulsada por la elevada cotización del dólar blue. Los extranjeros llegan a Argentina cautivados por el contraste de precios con respecto a sus naciones de origen.

En 2022, las ventas de productos masivos, como alimentos, bebidas, tocador y limpieza, subieron un 4,6% «impulsado por el interior del país», según la consultora Nielsen. Se midió la evolución de las ventas en 5 localidades limítrofes y en todas hay porcentajes de aumento muy por arriba del promedio nacional: en sucursales de Clorinda, Formosa (33%); las misioneras Iguazú (120%) y Posadas (16%); Concordia (13%) y Gualeguaychú (27%), ambas de Entre Ríos.

La diferencia de precios existe desde siempre, la novedad es que, después de la pandemia hubo un rebrote inflacionario en muchos países de la región. Es ese rebrote lo que produce un encarecimiento generalizado, afirma Nielsen. A diferencia de otras épocas, los visitantes extranjeros no vienen a comprar bienes durables, sino que apuntan a productos de consumo básico, como aceite, harina, vinos, detergente o suavizantes para la ropa, carne y leche.

Por otro lado, a la compra de esos bienes se sumó la decisión de llenar el tanque de autos por el bajo valor del combustible local para los extranjeros. La diferencia de precios promedio ronda entre 30 y 41%, según el producto, el tipo de compra y el formato de la sucursal. La brecha es más notable con los productos que integran el programa Precios Justos, instalado para combatir a la inflación.

En las fronteras cohabitan los grandes supermercados, mayoristas y las cadenas regionales, todos beneficiados por lo extranjero. El cliente paraguayo generalmente compra en cantidad en un mayorista y paga en efectivo. El brasileño apunta más a productos de alta gama y paga con tarjeta de crédito.

 En el mayorista, los consumidores paraguayos representan entre el 30 y 40% del total de las ventas. Lo más demandado es el aceite de girasol y la harina, que en los países de origen cuestan entre 2 o tres veces más. Los brasileños, van directo al hipermercado porque ya saben lo que van a comprar y ni siquiera miran el precio, consideran que es más barato que en su país.

 Por el lado de Concordia y Gualeguaychú, los uruguayos se abastecen de todo. En Posadas son grupos organizados de compra, dividiéndose tareas. Visitan supermercados, mayoristas y comercios para comparar precios, se avisan y van a comprar lo máximo posible. En esa ciudad misionera, lo más vendido son gaseosas, aceite, harina y productos de limpieza y tocador de marcas reconocidas, como Skip, Magistral, Cif, Rexona y Axe.

 Sobre Clorinda, la afluencia de público es mucho mayor. Vienen pequeños comerciantes para comprar bebidas y familias que hacen sus compras habituales. La mayoría paga en efectivo.

Notas relacionadas

Industria pesquera pidió al gobierno nacional la suspensión de retenciones

redactor

Goya: una reconocida hilandería en crisis ante la inflación

redactor

Capital Humano contrató funcionarios a través de Organismo Internacional por más de $1000 millones

redactor