Noticiero 9

Colombia: por la sequía, 10 millones de personas sufrirán racionamiento de agua

Ante una sequía sin precedentes, Bogotá ha iniciado un programa de racionamiento de agua que afectará a cerca de 10 millones de habitantes en la capital colombiana y sus zonas adyacentes a partir de este jueves.

La escasez de precipitaciones, exacerbada por el fenómeno de El Niño y los efectos del cambio climático, ha llevado los niveles de los embalses a mínimos críticos, obligando a las autoridades a tomar medidas drásticas para asegurar el abastecimiento de agua potable.

La crisis hídrica, que anteriormente había impactado a Montevideo, pone en alerta a Bogotá, donde los embalses muestran una disminución alarmante en sus reservas. Este escenario ha llevado a la adopción de cortes rotativos en el suministro de agua, divididos en nueve zonas de la ciudad, cada una de las cuales experimentará interrupciones de 24 horas cada nueve días, sin un término definido para estas medidas. La Empresa de Agua y Acueducto local no descarta endurecer estas restricciones y considera imponer sanciones para evitar el desperdicio del vital líquido.

El sistema del páramo de Chingaza, fuente de entre el 70% y el 80% del agua consumida en Bogotá y municipios vecinos, se encuentra particularmente afectado, con sus niveles en un precario 16%. Además, la crisis se extiende al embalse de San Rafael, evidenciando una problemática nacional con cerca de 300 municipios afectados por la falta de agua.

En respuesta, el gobierno ha lanzado campañas de concienciación para reducir el consumo de agua y ha impuesto restricciones como la prohibición de lavar vehículos en vía pública y regar áreas verdes, públicas y privadas. Expertos subrayan la importancia de adoptar medidas sencillas como reducir el tiempo de ducha, lo cual podría significar un ahorro significativo en el consumo de agua.

La escasez de agua no solo pone en riesgo el suministro para consumo humano, sino que también amenaza con desencadenar una crisis energética, dada la dependencia del país de la hidroelectricidadLa falta de lluvias pone en jaque a los embalses que alimentan las hidroeléctricas, que producen el 70% de la energía en Colombia, planteando la posibilidad de tener que racionar también el suministro eléctrico. Frente a esta coyuntura, expertos critican la tardanza en la implementación de medidas de racionamiento y enfatizan la necesidad de acciones concretas para mitigar los efectos del cambio climático en el país.

Notas relacionadas

Las inundaciones en Brasil causaron una devastación histórica y se avecinan más lluvias

redactor

México: numerosas ciudades a oscuras luego de un masivo apagón a lo largo del país

redactor

Anunciaron nuevos temporales en Rio Grande do Sul, y la situación podría agravarse

redactor