Noticiero 9

Asciende a 2000 el número de víctimas tras el alud en Papúa Nueva Guinea

La cifra oficial del gobierno supera con creces la estimación de Naciones Unidas, que situaba el número de víctimas en 670

Papúa Nueva Guinea enfrenta una tragedia devastadora tras el alud de tierra que sepultó a más de 2.000 personas en la provincia de Enga durante el fin de semana. El deslave ocurrió en la zona montañosa de Yambali, causando una destrucción masiva y dejando a miles de personas desplazadas.

El Centro Nacional de Desastres de Papúa Nueva Guinea, dirigido por Center Luseta Laso Mana, ha solicitado ayuda internacional, destacando la magnitud del desastre. Mana informó a Naciones Unidas que más de 2.000 personas fueron enterradas vivas, y que la situación en el terreno sigue siendo crítica debido a la inestabilidad de la tierra.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que colabora estrechamente con el gobierno, mantiene su estimación de 670 víctimas, citando la falta de nuevas evidencias. Serhan Aktoprak, jefe de la delegación de la OIM en el país, indicó que las cifras oficiales del gobierno no pueden ser cuestionadas, pero tampoco confirmadas sin más pruebas. La OIM basó su cálculo inicial en informes locales que señalaban la destrucción de 150 viviendas, una cifra significativamente superior a la primera estimación de 60 casas.

La escala del desastre se complica debido a la ubicación remota de Yambali, la falta de comunicaciones y los conflictos tribales en la región, que dificultan el acceso de los equipos de rescate y la ayuda internacional. Además, un tramo crucial de la autopista principal de la provincia quedó sepultado, agravando los desafíos logísticos para las operaciones de rescate.

Mana y el ministro de Defensa, Billy Joseph, visitaron la zona afectada en un helicóptero militar australiano para evaluar las necesidades inmediatas. Durante la visita, se entregó un cheque de 500.000 kinas (130.000 dólares) para la compra de suministros de emergencia destinados a los 4.000 sobrevivientes desplazados. La entrega de esta ayuda busca paliar las necesidades urgentes de la población afectada mientras se organiza una respuesta más amplia.

La comunidad local se encuentra dividida sobre el uso de maquinaria pesada en las labores de rescate, temiendo que pueda causar más daños a los cuerpos sepultados. Mientras tanto, los residentes han estado utilizando herramientas agrícolas y palas para excavar en un terreno aún inestable, lo que representa un riesgo constante tanto para los rescatistas como para los sobrevivientes.

Notas relacionadas

Ataque terrorista en Rusia: 19 Muertos y 25 Heridos en sinagogas, iglesias y un control policial

redactor

EEUU ayudó a Ecuador a controlar los daños por un represa china

redactor

Tragedia en La Meca: Más de mil peregrinos fallecieron por ola de calor extrema

redactor